Close

Los trastornos depresivos como Incapacidad Permanente

La Incapacidad Permanente por trastornos depresivos, trastornos de ansiedad y adaptativos son muy demandados en las reclamaciones de incapacidad permanente.

Las valoraciones psiquiátricas son fundamentales para hacer prosperar estas peticiones, las elaboran los médicos especialistas que en ocasiones desconocen los requisitos jurídicos de estos informes periciales o no.

Un esquizofrénico puede obtener la incapacidad permanente y un enfermo con trastorno de la personalidad esquizoide o similar o bien con depresión severa también. En los dos casos el procedimiento administrativo y judicial es el mismo y para los dos se necesita contar con varios informes psiquiátricos y psicológicos.

Así que los especialistas clínicos que atienden en una consulta deben o deberían conocer los entresijos legales para elaborar informes que ayuden a la Administración y a los tribunales a comprender si la enfermedad mental de un trabajador le incapacita para continuar en su puesto de manera irreversible. De todas formas, en el caso de que el paciente esté asesorado por un abogado recomendamos que el abogado contacte con tal médico/perito para valorar médicamente el asunto en vistas a los escritos jurídicos. Lo que hacemos en nuestro despacho.

También resulta importante, la determinación de la graduación de la enfermedad, a los efectos de la obtención de la incapacidad permanente, que para los casos graves, es absoluta.

Llegamos al momento clave, ¿Qué hacer? ¿Cómo tramitarlo?

1º.- Pasar por el Tribunal Médico. (EVI) El tribunal con casi toda seguridad, salvo que sus dolencias sean muy graves y manifiestas, denegará la prestación de incapacidad absoluta. Incluso cualquier tipo de incapacidad.

2º.- Ante la más que posible segura denegación, habrá que formular reclamación previa como presupuesto para acudir a la vía judicial, en este paso tampoco se suele conseguir mucho, pero es necesario para poder ir al juzgado.

3.- Demanda al juzgado de lo social que corresponda. Este paso al fin y al cabo, es el más importante ya que la Justicia es la que termina fallando a favor de los supuestos incapaces.

4.- En caso de denegación, nos queda una última oportunidad, que es acudir a la Sala del Tribunal Superior de Justicia que corresponda.

¿Qué dicen los tribunales?

      Respecto a la IP Absoluta en general, se considerará esta “la pérdida de la aptitud psicofísica necesaria para desarrollar una profesión en condiciones de rentabilidad empresarial, con la necesaria continuidad, dedicación, eficacia y profesionalidad exigible a un trabajador (TSJ País Vasco 16-4-96, AS 1458).

    Existe incapacidad permanente absoluta cuando el trabajador no puede soportar el esfuerzo que supone la disciplina de cualquier trabajo sin que ello implique poner en grave riesgo su vida; o no puede realizar un quehacer asalariado -por sencillo que sea con un mínimo de profesionalidad, rendimiento y eficacia (TS 14-4-86, RJ 1931; 21-1-88, RJ 33). Se califica, en fin, de absoluta la incapacidad que impide el desplazamiento del afectado, sin que obste, para tal calificación, la posibilidad de desarrollar actividades marginales”. Todo ello, en cuanto a los trastornos depresivos hay justificación posible.

¿Cuál es el objetivo a conseguir?

    Convencer al juzgado o Tribunal. ¿Cómo? Demostrando que existe esa impotencia funcional, o incapacidad para cumplir las labores de cualquier profesión u oficio en condiciones mínimas, y para eso hay que apoyarse en informes médicos, a ser posible de la Sanidad Pública, porque se presumen objetivos, el problema muchas veces es que estos informes son auténticos telegramas, casi ininteligibles, y muy escuetos. Igualmente los informes de médicos privados mucho más extensos o de médicos especialistas son importantes, aunque la Justicia termina fijándose más en los dictámenes e informes del Tribunal médico (EVI) y de la Sanidad Pública. Y ante todo, siempre contar con un informe pericial detallado al que echar mano a la hora del procedimiento judicial, aunque ante el procedimiento administrativo también nos podría ayudar.

    Hay que tener igualmente que no es lo mismo una Incapacidad Permanente Parcial, que una Total o una Absoluta respecto al porcentaje de pensión que pudiera conseguirse.

¿Tienes alguna duda? ¿necesitas asesoramiento? contacta con nosotros:

info@jurisdependencia-asesoriayabogados.com

Teléfono (WhatsApp): 652439150

Contacto y redes sociales

 

original-logos-2016-Jul-4847-579296828ac77

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *